domingo, 28 de enero de 2018

Yo tenía una granja en África...

Yo tenía una granja en África, al pie de las colinas de Ngong... 

Isak Dinesen




Estas (casi) fueron las palabras de la madre de Nora cúando me dijo que quería que hiciera las fotos de la comunión de su hija. "Quiero fotos en la granja de mi padre. Donde me crié, donde mis hijas se crían. Sé que se manchará, pero quiero esas imágenes..."


Ahora que muchos papás me contactan para preguntar si hago fotografía de comunión sólo puedo contestar: - Sí, como éstas.




Todos tenemos un pasado, una historia que contar a nuestros hijos . Todos hemos vivido nuestra niñez de una manera muy diferente a la que ellos viven ahora, rodeados de tecnología y pendientes del reloj en todo momento. Viví en el campo gran parte de mi infancia, rodeada de animales en donde el juego y el trabajo se mezclaban sin que mi hermano y yo apenas nos diésemos cuenta.
Recuerdo esos años con mucha nostalgia.

Llevaba tiempo pensando en hacer algo diferente para el reportaje de fotos de Nora. Sabía que tenía que ser allí, quería que fuese allí.

Quiero darte las gracias Pablo por apoyarme en esto y animarme a que lo hiciésemos, a ti Isabel por tu trabajo, por hacer que los sueños se cumplan. A mis hijas Abril y Nora por ilusionarse conmigo y a mis padres porque sin ellos no habría historia.

Animo a todo aquellos papás que duden en hacer una sesión así a que lo hagan. Los seres humanos disfrutamos de un sueño cumplido varías veces; cuando lo preparamos, cuando lo hacemos y cuando lo contamos. Gracias a Isabel podemos no sólo contarlo, podemos mostrarlo, podemos VIVIRLO una y otra vez.

Gracias


Montse, mamá de Nora






  

























































No hay comentarios:


facebook