jueves, 25 de enero de 2018

Haciendo hogar

Hace unos años escribimos un poema para Natasha (ver aquí), uno que hablaba de los colores indelebles de un lápiz que te llevan de nuevo a aquel trazado infantil de una casa, de un árbol, al sabor a diciembre, a la ilusión del porvenir...

Y el porvenir vino
y trajo a Paola, 
y de nuevo nos devolvió a aquel mundo del reloj y a las preguntas con voz de agua...

Porque como bien decía García Montero en aquel poema, un hijo es el segundo país donde nacemos y en[con] él hacemos hogar


Os presento el día a día de Paola en su hogar










































No hay comentarios:


facebook