miércoles, 24 de enero de 2018

Comuniones

Con la edad el tiempo
se hace más corto
y el corazón más largo.

Cómo me gusta sentarme al sol y veros
jugar, reír, beber, hablar.
Eso me basta para ser inmensamente feliz

Berna Wang - La mirada oblicua



Todos los años cuando empieza la temporada de comuniones explico a las familias que sólo hago un número restringido de ellas, que no hay un formato estándar establecido, que cada niño tiene la suya, diferente al resto, personalizada a sus gustos y a sus circunstancias personales. Sin limitaciones ni ataduras, solo niños jugando y divirtiéndose de verdad…

Y esto no es ni "una pose de autor"ni un decir, basta echar un vistazo a cada una de las publicadas en el blog para comprobarlo.

Es por esta razón y el trabajo que esto supone, por lo que el número de sesiones de este tipo es tan limitado.

Bueno... por eso y porque esto va siempre unido a unos padres que se implican mucho en la preparación y cuya mayor preocupación es que sus hijos tengan un recuerdo imborrable de ese día, más allá de convencionalismos o de que sus ropas puedan no acabar completamente limpias, "que para eso está el tinte!!", como bien dice María José, la mamá de Nacho y Dani.

Aquí "trabajamos" todos, porque es una sesión para todos los miembros de la familia

y aquí nos divertimos todos... a partes iguales,

y que la fuerza [n]os acompañe!!!



http://blog.isabelrojofotografa.com/2017/04/tengo-diez-anos-que-la-fuerza-os.html













"Cuando llega la Comunión de tu hija piensas en todos los detalles para que sea un gran día. Imprescindibles las fotos para inmortalizar ese momento. Buscar fotógrafo no es difícil, basta con buscar en Google, pero la foto de comunión o de familia, debe ser algo más que un retrato forzado. Debe ser la complicidad entre las partes, niño - fotógrafo, la espontaneidad de lo que quiera ocurrir ese día, desde un enfado, una risa, un abrazo, el viento en tu contra, una mirada, un beso... Deben ser fotos que transmitan sentimientos. Y eso ya no es tarea tan sencilla. 

Por ello no tuve dudas al pedirle a Isabel Rojo la sesión para Julia, la niña maga (así lo tituló).

Fue una sesión en la que las dos hermanas se divirtieron jugando a ser niñas. Convirtiendo así, la niña maga, una tarde de juegos.... mágicos, en un día inolvidable.

 Lejos quedaron las preocupaciones de si el vestido sufría o los zapatos lloraban, era secundario, además... no fue para tanto. 

Tres años después llegó la Comunión de Alejandra, mi peque, mi rosa caramelo... Quería que volviese a ocurrir esa magia, volver a ver disfrutar a esas dos niñas, o no tan niñas ya ... Y volvió a ocurrir. 

Esas hermanas, tan iguales, tan distintas, cómplices de travesuras... Jugaron a ser mayor, se quisieron como siempre y lo demostraron como nunca. Una vez más se captó a través de un objetivo la emoción de esos sentimientos, haciendo de esta sesión una tarde... rosa caramelo. 

Por eso no puedo estar más contenta por no haber tenido fotos de comunión, sino un fiel reflejo de la vida que en ese momento nos tocó vivir y sobre todo... disfrutar. 

Gracias Isabel."

Miriam, mamá de Julia y Alejandra


http://blog.isabelrojofotografa.com/2017/04/jugamos.html

http://blog.isabelrojofotografa.com/2014/04/julia-la-nina-maga.html






















"Todo tenemos un pasado, una historia que contar a nuestros hijos . Todos hemos vivido nuestra niñez de una manera muy diferente a la que ellos viven ahora, rodeados de tecnología y pendientes del reloj en todo momento . Viví en el campo gran parte de mi infancia , rodeada de animales en donde el juego y el trabajo se mezclaban sin que mi hermano y yo apenas nos diésemos cuenta. 
Recuerdo esos años con mucha nostalgia. 

Llevaba tiempo pensando en hacer algo diferente para el reportaje De Fotos de Nora. Sabía que tenía que ser allí, quería que fuese allí. 

Quiero darte las gracias Pablo por apoyarme en esto y animarme a que lo hiciésemos, a ti Isabel por tu trabajo, por hacer que los sueños se cumplan. A mis hijas Abril y Nora por ilusionarse conmigo y a mis padres porque sin ellos no habría historia. 

Animo a todo aquellos papás que duden en hacer una sesión así a que lo hagan. Los seres humanos disfrutamos de un sueño cumplido varías veces; cuando lo preparamos, cuando lo hacemos y cuando lo contamos. Gracias a Isabel podemos no sólo contarlo, podemos mostrarlo, podemos VIVIRLO una y otra vez. 

Gracias"

Montse, mamá de Nora







y dos años después...
















"Hace unos meses de esta sesión y cuando la veo me transporta a como vivimos esta experiencia. Nacho estaba emocionado y muy volcado en su sesión (ya vivimos la sesión de Dani), él era el protagonista y quería disfrutarla al máximo. Isabel la verdad es que se lo curra, busca siempre algo con lo que uno se identifique, sin duda para Nacho y para mi familia, la música es esencial. Nos llevamos todos los instrumentos, todos con las mejores galas (ya se llevará a la tintorería)y a disfrutar. Dani y Lucía se involucraron, bailaron, tocaron, en fin lo que se puede apreciar. 

Gracias Isabel por reflejar estos maravillosos momentos."

Maria José, mamá de Dani y Nacho

http://blog.isabelrojofotografa.com/2017/03/nacho.html

http://blog.isabelrojofotografa.com/2015/05/a-orillas-del-mississippi.html













http://blog.isabelrojofotografa.com/2017/05/las-dos-rosas.html







http://blog.isabelrojofotografa.com/2017/04/jumpology-o-que-hacer-con-un-marinero.html











No hay comentarios:


facebook