lunes, 19 de noviembre de 2012

Una balada de otoño

Yo,
poeta de oficio,
condenada tantas veces
a ser cuervo
jamás me cambiaría
por la Venus de Milo:

mientras reina en el Louvre
y se muere de tedio
y junta polvo
yo descubro el sol
todos los días
y entre valles
volcanes
y despojos de guerra
avizoro la tierra prometida.

Claribel Alegría - Ars poética





Hacer un boudoir con Mónica fue fácil, divertido y gratificante desde el primer momento.

Cuando vino a decirme que quería hacerse una sesión de boudoir y la vi, en mi cabeza surgieron multitud de imágenes y ninguna me parecía demasiado convencional.

-Es otoño, aquí esta estación es preciosa… te propongo no encerrarnos en una habitación. Que tal si nos vamos cerca del río, con mantas, chaquetas de lana, cálidos calcetines, una taza de café y descubrimos los colores del otoño. Te gustaría?

Mónica, tiene unos fantásticos ojos azul oscuro que cambian de color según se siente. Mi reto, que fueran azules, azules… cuando asintió sonriendo, sus ojos eran intensamente azules.


Y así permanecieron durante toda la sesión.


Y es que, quien quiere morir de tedio?


Música: Norah Jones – Turn me on

facebook