domingo, 22 de julio de 2012

Dos, cuatro, ocho… infinito

Seamos uno
o mil, si es necesario,
hablemos de las cosas que no importan:
de la sonrisa tonta que yo tengo
cuando tu voz me toca;
de mis manos heladas que calientas
entre las tuyas tibias, generosas;
de la profundidad de tu mirada
que me sumerge entera y que me arropa.

Hablemos de las cosas pasajeras,
de las que no retornan:
de la nieve en la hierba,
del sol en la distancia,
de las luces brillantes de la noche,
de cada oscuridad que nos atrapa.

Hablemos
de las cosas que nunca alcanzaremos:
la mañana sin prisas,
la soledad anciana acompañada,
la verdad sin matices,
la transparencia amable y redentora.

Seamos uno,
o mil,
si es necesario,
seamos cada uno de los besos
que otros fueron dando,
seamos cada beso venidero…

Que cada abrazo sea nuestro abrazo.

(AMEN).

Esperanza Medina (de su blogspot esperanzamedina) - Plenitud





Uno y mil no sé si serán, pero dos y en breve cuatro sí que lo son. ^.^


Lo del ocho es otra historia…
Una historia de números de la suerte, de cuentas y “cuentos” chinos, de tumbarlo y hacerlo “infinito”.




Señores, hay dos cachorrillos que no paran en camino, cuatro personas (cachorrillos y papás) que ya no pueden más, un 8 del 8 como fecha “im”probable de parto, y unas infinitas ganas de verse las caras.



Música: Craig David - For Once In My Life 



Marisa y Toni, muchas gracias por un día de tantas y tantas risas, por ese salmorejo tan rico y sobre todo por abrir las puertas de vuestra casa, de compartir vuestra “cotidianeidad” (esta palabrota se queda para los restos, ya vereis!!!) y aceptar cada una de las cosas que os proponía por muy raras que os parecieran. Incluidas las fotos de los pies… :PPP

Nos vemos en poquito. :) 



**Si quieres conocer a los cachorrillos pincha aquí


No hay comentarios:


facebook