miércoles, 18 de mayo de 2011

Porque llenas los minutos con segundos de eternidad

Charles Tripp, el hombre sin brazos, se ganaba la vida como carpintero antes de entrar en el circo. Eli Bowen, el acróbata sin piernas, tenía dos pequeños pies de diferente tamaño que nacían de sus caderas y era considerado el más buen mozo de los artistas. En una de sus actuaciones conjuntas Bowen conducía una bicicleta mientras Tripp pedaleaba. Los espectadores aplaudían como tontos, sin darse cuenta de todo lo que podríamos hacer si tuviéramos esa otra mitad de la que nada sabemos, la mitad que nos falta, la otra parte de estos cuerpos inacabados que sólo por ignorancia o por falta de imaginación, suponemos completos.

Texto: Ana María Shua - Las dos mitades



Cuando esas dos mitades se encuentran, sólo queda una opción…




Leo y Juanma dejaron que compartiera con ellos estos momentos tan especiales e importantes.
Así los nervios no eran de dos, sino de tres.

Su primera vez,
mi primera vez… :)


Muchas gracias por vuestra confianza.


Música: The  Drifters – Save the last dance for me





Modelos: Juanma y Leo
Lugar: Aranjuez

No hay comentarios:


facebook